Mi colega el piscinero tiene un problema que no sabe cómo solucionar...

piscina

 Un hotel sin piscina, en Sevilla en pleno verano, está condenado. Es cierto que visitar Sevilla en agosto puede ser una locura… pero cuando cae el sol, lo mejor son la terrazas… hay taco de ambiente. Pero mientras está el solano a pleno rendimiento…. hay que echarle güevos, parece que estás en “The Walking Dead”… está todo desierto, los pocos seres humanos que ves son como zombies…. bueno… hay otros que se parecen más a langostinos tigre… rosados y con sus rallitas blancas por el cuerpo. Este hotel, donde yo estaba trabajando, tenía piscina, era la joya del hotel… cuando subías veías a todos los clientes dentro… sin espacio… sumergidos hasta la barbilla… en vez de una piscina, parecía una olla de garbanzos… era horroroso… yo tenía que tomar una muestra de agua de la piscina durante su máximo aforo, cuando llegaba a ésta… se giraban todas las cabecitas hacia mí mirándome con recelo…. “en este cocido de garbanzos ya no cabe más nadie… ni chorizo, ni morcilla, ni ná de ná”.

Esta historia empieza cuando me llama mi colega el piscinero… sí, el del naranjito y Xena, para que suba porque tiene un problema que no sabe cómo solucionar… claro… ahí está el Charly… solucionador de problemas, consejero matrimonial, experto en baterías para consoladores, recortador de bragas victorianas y el largo etc. que he tenido en la hostelería.

Llego allí y me dice: 
— ven a la piscina, ven… que se ha liao una que no sé qué hacer… es que es complicado…

Vamos a la piscina y me lleva a una esquina y señala al fondo… sí…. allí está…. en el fondo… quietecito… parece un submarino soviético… intentando pasar desapercibido a los radares americanos… todo oscuro él…

¡¡EL MOJÓN!! pero de esos que te hace pensar si el individuo ha muerto en el esfuerzo porque se ha autosodomizado él mismo y se ha provocado desgarros…

Mi compañero me mira como esperando a que yo me tire a cogerlo o algo así… no sé… con la mirada me indica a la gente que se está bañando… no se han dado cuenta…

 A ver cómo lo hacemos… hay que ser discretos… sacarlo de ahí sin levantar sospechas… — me comenta mi compañero muy serio….

Y tan serio… como que quería hacerlo… aquello era grande… no sabía si llamar a salvamento marítimo…

 Vamos a ver… ¿tú comprendes lo que me estás pidiendo?… razona tronco… ¿cómo lo hago? Eso solo se saca de una manera… con la red para limpiar la superficie… a ver cómo le explicas a la gente que eso largo que me ven sacando, no es una mierda… “no se preocupen… es un trozo de madera de una silla”…. tío hay que sacar a la gente de la piscina, cerrarla, yo lo saco y le doy al agua un choque químico que lo flipas y mañana ya está ok.

En verdad era un problema decirle a los clientes que se cerraba la piscina por esto a las cuatro de la tarde… en agosto… con 45 grados a la sombra.

Mi compañero me dice que habrá que llamar al director para hacerlo… que cómo le dice a los clientes, casi todos guiris, que se han cagado en la piscina… que hay que cerrarla….

A partir de aquí, los que habláis idiomas, me vais a odiar… os saldrá sangre de los ojos… si lo hubierais escuchado… también sangraríais por los oídos… lo siento, mi inglés es de guerrilla… dame munición, fuego, enemigo a la vista… también sé decir en alemán… ¡¡cuidado granada!!… disparad… ¡¡GRACIAS CALL OF DUTY!!🤩

Me coloco lo más visible posible… doy tres palmetadas fuertes…

— ¡¡HEEEEYYYY!!! ¡¡¡LISTEN TO MEEE!!!

Todos los guiris se volvieron… pensarían… ¡¡bien… aquagym!!

— ¡¡THE POOL IS CLOSED!! ¡¡get out of the pool!!

Se pusieron todos como fieras, protestando… más bien bordes… se me acabó la paciencia… no sabía cómo hacerlo… simplemente junté palabras… que sea lo que dios quiera…

–¡¡¡SHIT IN THE WATER!!! — señalando la esquina de la piscina…

Fué una avalancha…. como en la película de tiburón cuando ven la aleta del bicho… el terror reflejado en sus caras… faltaba el poli disparando su magnum hacia el agua… algunos resbalaban en el bordillo… trepando con cara de locos, como cuando las legiones de Tito Flavio tomaron las murallas de Jerusalén… en la esquina de la piscina, al fondo, el submarino… observándolo todo.

Se queda vacía la piscina, a excepción de un alemán morcillón… que estaba como clavado… borracho… le vuelvo a decir lo mismo… a lo mejor no me entiende… cuando se mueve…. ¡¡aaaay dios míoooo!! ¡¡CANALLAAAA!!!…. ¡¡¡COCHINOOOOO!!!….. ¡¡¡ASQUEROSOOOO!!!… ¡¡HAS SIDO TÚÚÚÚ!!!!

Cuando el marmota éste se empezó a menearse… lo siento… lo voy a describir… llevaba un reguerito marroncillo que le salía desde atrás… ya estaba descargando suelto….🤮🤮🤮 parecía el “Prestige” perdiendo la carga de petróleo en el mar…. ¡¡¡GUARROOOOOO!!! ya aquí no servía choque químico… necesitaba un caza americano soltando una bomba de “napalm” para destruir aquello…

Ya había avisado al subdirector, me distraje explicándole el procedimiento… mi compañero, con toda la buena intención del mundo… al menos creo yo… decidió usar la manguera del limpiafondos para absorber con ayuda del motor de la depuradora, el submarino… para no tener que recogerlo con la red… cuando llego a la piscina, y veo lo que está haciendo… pues bueno… es que no sé cómo explicar el conflicto interior que tuve en ese momento… quería matarlo y llorar a la vez… aquello no iba a acabar bien… se me cayó el cielo encima… pude ver con impotencia cómo el submarino entraba absorbido por el tubo… mientras mi compañero me miraba con cara de “te estoy evitando un mal trago”.

Si mezclas motores, naturaleza indómita y un mojón como un brazo ortopédico de grande, el resultado de ésta infamia es desastroso… el susodicho, volvió a la piscina… desintegrado en átomos… vimos como salía por las bocas de los chorros de impulsión… como si le hechas tinta a un vaso de agua… mi compañero se puso las manos en la boca… ¡¡¡ostia!!!… yo lo miro… le salen siete u ocho canas en el pelo… lo estoy intentando desintegrar con la mirada…

— ¡¡¡ eah Manuel!!! Pues ya has hecho la gracia del día…. a ver cómo le explico yo al subdirector que he disuelto la mierda con el motor…

Total, que le meto dos garrafas de cloro a la piscina y la dejo depurando para toda la noche, a ver mañana qué deciden…cerramos la piscina, pongo el cartel de”cerrado por trabajos de mantenimiento ” y me voy a otras cosas.

El director, no el subdirector, vivía en una vivienda que había al lado de la piscina… a eso de las ocho de la tarde, decido darme una vuelta por alli, escucho chapoteos y risas…. ¡¡ME CAGO EN MI NACIÓN DE ORIGEN!!! Que se han colado a bañarse y se van a quemar los ojos…

Me encuentro al director bañándose con su mujer y sus hijos… voy corriendo y me dice:

¡¡Carlos!! ¡¡A ver si echamos más cuenta con el cloro que no veas como me escuecen los ojos!! Esta un poquito pasado de cloro ¿no?

Con los ojos que parecía un murciélago de esos de la fruta.

¿No le han informado que la piscina se ha cerrado porque un cliente se ha cagado en la piscina? Además, le he echado dos garrafas de cloro… ¿no ha visto usted el cartel? Se va a quedar ciego y va a perder el moreno…

Al día siguiente, mi jefe me dice que veía al director raro, que parece más mayor… que ayer le pareció verle el pelo negro y el bigote…. pero que hoy está lleno de canas… y los ojos como con ojeras y rojos…

Pues entonces el director se pone tintes en la cabeza y el bigote… porque ayer se bañó cuando hice el choque químico y se ha comido el tinte el cloro….

Nos empezamos a descojonar… ¡¡¡a la mujer también se le fué el tinte!!!

 

Gracias a Carlos Román Ceballos por contarnos esta historia tan divertida en: 

Grupo de Facebook: HISTORIAS DE TRABAJADORES DE HOTEL

Share on facebook
Share on twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más historias

Delfi selfie

Grecia. ¿Cómo entro?

Grecia. Y ahora ¿cómo entro? Mi primer tour, 23 días, 24 ciudades, varios países…  ¡Qué valiente fue mi jefe de aquella época Jorge Traver ofreciéndome el famoso tour llamado El Mediterráneo!  A veces pienso que gracias a este “tour iniciático” me di

Continúa »
VERA_MALETA

Este blog te gustará si

Este blog te gustará si:           Si tienes interés por los viajes y por el turismo, este es tu blog Si quieres conocer la perspectiva de la persona a cargo de un grupo durante un viaje.

Continúa »

 ¿Quieres recibir Historias de Vera la viajera?

Search