davos-montaña


DAVOS. Silla y actitud

Este tour fue muy especial. La empresa para la que trabajé durante años organizó una experiencia piloto (que yo sepa) en Europa. Un encuentro internacional de 1500 personas sobre Innovación  y el Futuro de la Educación, en Davos, Suiza. Sí, en el mismo lugar donde hacen las reuniones del Fondo Monetario Internacional, el club Bilderberg, y demás organizaciones.  

En nuestro encuentro tuvimos conferenciantes de la talla de Sir Ken Robinson.

Salimos unos 50 tours de diferentes partes de Europa. 5-10-15 grupos, según país.

De España fuimos 5 tours y comenzamos el mismo día. Con lo cuál los grupos íbamos en paralelo. Así que coincidíamos en algunos hoteles, restaurantes, actividades, tiempo libre etcétera. Y esto aumentaba la diversión e interés en ese tour. Ir en paralelo con otro grupo es algo que los guías solemos disfrutar, así que ir en paralelo con 5 compañeros, es una auténtica delicia.

Los primeros días fueron de tour por España, Francia, Italia. A la semana llegamos a Davos para asistir a los 3 días de conferencias y talleres. La experiencia prometía ser muy interesante y lo fue.

Las más de 1000 personas que asistíamos al evento estábamos repartidas en unos 50 hoteles. La mayoría no muy grandes, y algunos, como el mío (donde se desarrolló la anécdota que contaré), eran pequeños hoteles familiares. 

Mientras los estudiantes realizaban actividades, los guías disfrutábamos de tiempo libre. Lo cual era bastante novedoso para nosotros. Eso sí, teníamos que estar localizables en todo momento.

Un día estaba yo disfrutando con mis compañeros en lo alto de la montaña cuando recibí una llamada. Era del hotel. Al parecer, uno de mis estudiantes había roto una silla. Además, tenía una actitud chulesca. Y la recepcionista me dijo que como buenos suizos no podían aceptar esa actitud. Así que buscaban inmediatamente que fuéramos a solucionar el asunto, tanto los profesores como yo. 

Eso fue uno de los muchos momentos en los que como guía te das cuenta de cómo todo puede cambiar en décimas de segundo. Sí, en la vida en general es así, pero en un tour estos cambios se suelen dar con más frecuencia. 

Expliqué lo ocurrido a mis compañeros, me despedí de ellos, cogí el teleférico de bajada y comencé a buscar a los profesores del estudiante y dirigirme al hotel.

Una vez allí comprobé qué ocurría exactamente..

Sí, el chaval había roto la silla, mínimamente. Según él, sin querer, al haberse subido encima. Pero según el personal del hotel, y lo peor, según la grabación que tenían de la escena (la silla estaba en un pasillo), acabar con la silla rota no había sido por un despiste, sino por hacer una gamberrada. Y exigían que pagara. 

No pedían que pagara la reparación de la silla, ya que eso demoraría mucho tiempo y querían tener el asunto resuelto cuanto antes. Si no que pedían que pagara 2 sillas nuevas. Ya que la silla rota iba con una a juego y no las vendían independientes, nos dijeron.

chair-davos
 

También exigían el transporte de llevar a Davos 2 sillas nuevas.Y es que allí no hay muchos lugares (si es que hay alguno) para comprar mobiliario. 

La cantidad que pedían era disparatada, 1000 euros. Tuve que hablar varias veces con mi empresa, el hotel, los profesores y el chico para resolver la situación. Lo que más me llamó la atención fue la confesión del personal del hotel: se habían disgustado tanto no por el hecho en sí, la silla rota, sino porque el niño no presentaba ningún gesto de arrepentimiento. 

Según ellos, si el chico hubiera mostrado arrepentimiento seguramente le hubieran perdonado. Y hubieran gestionado el asunto con el seguro sin darle tanta importancia al hecho. Pero como veían en él una actitud chulesca, les tocó la fibra y no estaban dispuestos a dejarlo pasar por alto. 

Y no lo ponían nada fácil. Nos exigían el dinero en efectivo antes de irnos (al día siguiente). Y si no, amenazaban con llamar a la policía y no dejarnos salir del hotel.

Tras muchas charlas entre, mi empresa, los profesores, el personal del hotel, el estudiante y yo, por fin se calmó el asunto. Se llegó a un acuerdo, por escrito: mi empresa haría una transferencia al día siguiente. También conseguimos rebajar el precio, creo recordar que a menos de la mitad.

Para mí, lo más interesante fue el choque cultural. El hecho de que lo que más les había molestado era la falta de respeto a la propiedad ajena, la falta de arrepentimiento, y no haber pedido perdón. Más que el hecho en sí de que les hubieran roto una silla.

Desde luego, cada cultura es un mundo, y conocer diferentes culturas es una de las maravillas que se consigue viajando.

Foto de la silla  Tim Wright

Aquí un vídeo (en inglés) sobre el evento

Davos. Global Student Leaders Summit

This Post Has 2 Comments
  1. Me gustó mucho. Muy fuerte.
    Curiosamente en estos días nos dieron una charla sobre lo que más se valora al pedir una disculpa es el hecho de expresar arrepentimiento y perdón.
    Besos a Vera la Viajera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más historias

barcelona_playas

BARCELONA. Playas que van y vienen

BARCELONA. Playas que van y vienen Normalmente, cuando se camina con un grupo por una ciudad, el guía ha de ir delante. Pero si al lugar que se quiere llegar está en línea recta, como era en este caso, se

Continúa »
provenza-Leonard-cotte-300248

PROVENZA: Encierro peculiar

PROVENZA. Encierro peculiar En este tour visitaríamos diferentes ciudades en España, Francia e Italia durante dos semanas. Era un grupo de norteamericanos, unos 30 estudiantes y 10 adultos. La anécdota que contaré ocurrió en un hotel del sur de Francia. Ese día

Continúa »
Madrid-girl-scouts-carlos-Zurita

MADRID. Girl Scouts y bidés

MADRID. Girl Scouts y bidé Sabía que este tour iba a ser peculiar porque sería con un grupo de profesoras de Girl Scouts. Yo apenas tenía idea de qué era esa organización hasta que me asignaron el tour y comencé

Continúa »

¿Quieres recibir historias de    

 Vera la viajera?

Search